15.5.14

CRISÁLIDA


Sacudo mi sombra desde lo oscuro,
cuando todo,
desde las lágrimas,
se ha configurado del espesor intenso del dolor.  

Eterno cuerpo mío,
talismán que dulcifica el
camino,
 sabedor de retornos.

Compacto tacto de espacios en blanco,
amalgama tibia de sensaciones,
donde se desdobla la sangre,
intervalo que en prendida suspensión, azuza,
donde la brevedad  de la piel voltea y crucifica.

2 comentarios :

  1. Instante fugaz, casi una ráfaga de tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ... a veces tan eterno.. Gracias Rafael. Besotes

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario