6.6.14

COMO UN RETUMBE



Jamás pude esquivar el silencio-nieve,
piélago sombrío
en cada esquina,
frio solemne en cada oquedad.

Jamás se dio completo
el cálido tacto de ascuas
donde poderse agazapar.

Jamás quebró el retumbe de ecos,
tumbas profanadas y
egos de cristal.

Siempre una caricia malherida
desandándome la piel.

Siempre una ternura abierta
para distorsionar la acústica
de una anémica tristeza.

Siempre un aurora voraz
para desmembrar y abatir la vil mordaza.

2 comentarios :

  1. Era como un eco velado oculto tras una capa de vaho en la mampara del alma.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  2. Jamás quebró el retumbe... Gracias Rafael. Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario