5.2.14

LA NOCHE


Fue la noche
una vez más,
compañera ineludible en mis desvelos,
señora de mis pensamientos.

Que sencillo sería confundir las ansias
en  el profundo abismo de encontrarte,
doblegando esta  avaricia manifiesta,
desertar de tu latido y olvidarte.

Alma de mis deseos,
¿dónde estás?
¿con quién compartes hoy sueños?
que piel de gloria visten tus deseos?
¿quién alumbra tus poros esta noche?
aquellos que un día ardían con besos.

Presiento que el cielo confundió los designios
y lucen  opacos los astros esta noche.

Hoy será de nuevo la luna,
lienzo de mil bosquejos
en mis noches sin sueño.

4 comentarios:

  1. Versos que se desgranan entre las sombras de la noche y en una vigilia eterna mientras el silencio y la espera son los compañeros de tu protagonista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La noche es una compañera recalcitrante y contumaz que muchas veces ayuda a desentrañar el puzzle. Gracias Rafael. Un abrazo

      Eliminar
  2. La noche, protectora de ensueños y nostalgias. La noche, confidente de vida y anhelos. Hermoso poema, querida Isabel, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Maria. Un abrazote

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario