21.1.14

MAÑANA. Latidos 3ª




Mañana,
cuando el silencio sea en mí,
los ojos serán sombra amordazada de mis pasos,
las manos, 
marchitas de vocablos,
enmudecerán,
tal vez permanezca el eco de mi nombre,
o quizá,
ni el reflejo acústico podrá enlazar mi ausencia.

II

Reniego de esta noche mendiga de palabras
que se quedan a la sombra,
agazapadas,
temerosas del murmullo a escarcha que acontece,
del frío inmenso que quiebra estos huesos ajados
de tantas muertes que quedaron en la boca.

III

Un rumor se extiende por la piel,
llama insistente,
memoria de otros cielos,
que delata un rastro de claridad en otra hoguera.

Agua viva que reclama el regazo del torrente adormecido.

2 comentarios :

  1. Quizás ese mañana sea un mañana diferente, porque tú has luchado por él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que quedará algún eco de mi. Gracias Rafael. Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario