24.3.12

REMINISCENCIAS



 Reposo la memoria
respirando  y saboreando  caricias y besos.

Te pienso,
 y permanezco en ti agazapada
como en aquella primavera que yace 
 en el fondo del dolor.

Se me llenan las manos de peces
y el corazón rechista una oración,
en su apogeo,
evoca aquel último beso
que quedó rezagado, 
moribundo,
 en la antesala del infierno,
que juntos erigimos
y permanece incrustado
en el costado de mis ansias.

Recordando,
la vida tiembla con cierta desazón
y llueve despacio
con un eco caduco.

Te fugas de nuevo de mis venas,
pausadamente,
dejando el beso
irremediablemente
colgado en los aleros.

2 comentarios :

  1. Reminiscencias ó murmullos del alma, pero en todo caso versos arrolladores que se leen y se captan y tocan esa fibra de las almas sensibles.
    Un abrazo en la tarde Isabel,
    Rafael

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario