28.8.16

¿Y DESPUÉS?

Con las manos extenuadas y ojos calcinados
lloverá sobre los pasos del camino.

Dijeron que morir sólo era un trance,
el instante de un monólogo desdibujado de la vida.

!Ay la vida¡
La vida, ese morir de a pedacitos biselados y a destiempos.
 A tiempos: ráfaga y aliento,
renacer y remorir,  
después…

¡Ay después!
silencio de hojas secas,
diálogo de almas
y un naufragar en el limbo de todas las nadas.

Isabel Sánchez Vizcaíno

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario