23.11.13

SILUETAS EN EL AIRE




Si la entrega es una dicha que persevera entre zarzales,
la indulgencia es semilla que requiere el alma para fecundar  sentimientos.

Las palabras desprendidas quedan enredadas en mi pecho,
modelando imágenes al pensamiento.

Cambio esta arrogancia,
donde  el corazón habilitó paisajes al borde de precipicios,
por la brisa tenue del regazo en tus brazos,
donde esconder la calidez de unas caricias por nacer.

Busco ese rictus amargo de tu boca, para trocarlo en sonrisa y
dibujar besos con miradas de gloria.

Te convoco a la agonía de miradas sin distancia,
donde el mundo pasará de puntillas y no habrá una brizna en el aire que nos haga zozobrar.
Solo reposo sin herida

y conjunción de latidos en el tacto.

2 comentarios :

  1. Pero en ese "agonía de miradas" se consumirán los suspiros de las almas y volarán nuevamente los sueños.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Rafael, eres muy amable. Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario