12.3.12

EL FARO


 El faro allí solitario,
pareciera dar vida  al espíritu,
-halito de desahogos-
donde reposa la mirada ensimismada
de trajines abismos.

Al mirarlo,
somos dos,
y el desamparo emigra
hacia  tierras deshabitadas.
Su luz y el alma,
 se custodian cual amantes.

Náufragos  en solitario
caminan bajo las estrellas,
y ya la soledad  se despuebla.

El faro hace guiños en  comunión con el alma,
compañía estática y soberbia,
compañero de soledad,
orfandad y desabrigo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario