5.3.12

DESIDIA



Regálame un pedazo de sonrisa,
que tengo el alma trasnochada entre salinas.

Devuelve la cordura a esta mente
que quiere vivir en la ignorancia del querer.

Adórame en el silencio de tus sueños,
en esas añoranzas que nunca tienen nombre.

Recolecta guirnaldas encendidas en tu pecho
y espérame en la cumbre,
donde la memoria
hace presencia desidiosa.

Llámame cuando tengas el alma adormecida
en silencios de volcanes asolados.
Cuando la aurora no te alcance en las mañanas
y tu mano no toque mas que espinas.
En esos naufragios donde la tormenta
arrasa en mares de sangre y sal.
Estaré esperando silenciosa
en la orilla de tus sueños,
esa mirada
perdida y su lamento,
con los brazos en arrullo y el corazón abierto.

Pero regálame una sonrisa,
regálame una sonrisa
aunque sea de desecho.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario