12.1.16

PENSAMIENTOS PARA UN POEMA

Si me preguntan por qué escribo
les diría que tengo necesidad de amar.

Tengo las manos colmas de flores,
la boca llena de soledad,
un profundo dolor en mi costado
y un cansancio ancestral.

Escribo como sumiso epitafio
desde mi pecho abierto:
desvelos,
penumbras,
instantes y sueños.

Mi pluma se va en arrebatos sin doblegarse,
acelera su réplica incisiva
y redime con severa parsimonia:
recovecos,
pánicos,
 tristezas y desconsuelos.

Dono mi alma a los versos sin dueño,
borrando todo nombre impregnado de ansiedad,
y clamo al cielo con vértigo sempiterno,
una oración en cada poema
para dejar el parto amargo
de recordar.

Image and video hosting by TinyPic

4 comentarios :

  1. El amor y su búsqueda, quizás es la principal razón de la escritura y "esa necesidad" de qué hablas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Rafael, es como una terapia interior para exorcizar los diablos interiores. Un abrazo

      Eliminar
  2. Escribir por necesidad de amar y terminar el poema por necesidad de expulsar la amargura del recuerdo es una constante poética que has descrito (aún en primera persona, pero válida para todos) a la perfección. Precioso Isabel, besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias J. Lazo. Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario